Internet en el avión

Hoy en día se puede tener internet casi en cualquier parte del mundo. Es difícil que la Red no llegue a algún punto del planeta. Pero, ¿y de la atmósfera? Hasta el momento uno de los pocos lugares que aún no ofrecían esta posibilidad de conectarse de forma inalámbrica son los aviones, aunque parece que en un período breve se podrá contar con esta posibilidad al subirse a cualquier aeronave.

Más de 10000 metros de altitud

Los aviones se mueven a unas velocidades medias de 600 a 1000 kilómetros por hora. Vuelan a más de 10000 metros de altitud. Se hacía impensable poder estar conectado a internet en pleno vuelo. Además el hecho de que siempre haya que apagar los aparatos electrónicos eran como una losa para este hecho. Pero ya han existido pruebas que evidencian que en poco tiempo la mayoría de las compañías comenzarán a ofrecer este servicio para los viajeros.

Primeras pruebas

En el año 2004 la compañía Boeing realizó una primera aproximación a la instalación del wifi en sus aviones. El sistema un tanto precario no daba buena cobertura y aunque se tuvo como un intento fallido, lo cierto es que durante un lustro se continuó experimentando para mejorar el sistema. Hoy en día en Estados Unidos ya existe una flota realmente importante de aviones que ofrecen este servicio, cada vez más demandado por los usuarios, muchos de ellos que viajan por negocios y a los cuales estar conectados durante las horas de vuelo les supone aprovechar el tiempo.

En Europa

Siguiendo el ejemplo norteamericano en Europa se vieron con buenos ojos las pruebas tecnológicas que en materia de wifi se desarrollaban al otro lado del Atlántico. Tanto es así que las compañías europeas en la actualidad están estudiando la posibilidad de incorporar sistemas inalámbricos de conexión a la Red. Hace ya un par de años que algunas de ellas ya ofrecen este servicio para destacarse de la competencia. No hay duda, de que ofrecer wifi es un plus de mejora sustancial, sobre todo si el cliente potencial son personas de negocios, o profesionales que se desplazan por trabajo.

Costes elevados

Los primeros años de pruebas y caídas constantes ya pasaron. Se puede hablar de una cierta calidad en el servicio y de ser ya una realidad. Pero la viabilidad del sistema aún está en el aire. Especialmente porque el coste para las compañías es muy elevado, y hasta que no haya una proliferación de muchas de ellas que fomenten su uso y la compartición de sus costes, será difícil que el sistema se socialice y se estandarice. La tecnología satelital que se emplea para la recepción de datos supone un gasto enorme que no todas las compañías están dispuestas a asumir.

El futuro

Los años que están por venir se ven como los del asentamiento, aunque no será fácil. Son bastante comunes por desgracia las noticias sobre cierre de aerolíneas y el sector no pasa por su mejor momento. Aún así se espera que en los próximos años este sistema se asiente definitivamente y se vea un wifi implementado y desarrollado, para ofrecer a los viajeros un servicio de calidad y óptimo. No hay duda de que el wifi en los aviones seguirá creciendo y desarrollándose.